Enfermedad – Fusariosis o fusarium

FusariumDescripción:

Fusarium es un género de hongos ampliamente distribuido en el suelo, en su mayoría saprofitos y puede llegar a afectar a las personas y animales si entra en la cadena alimentaria. Las especies que nos interesan son las fitopatógenas, causantes de la enfermedad conocida como fusariosis o fusarium.

Se estima que esta enfermedad produce pérdidas que ascienden al 12% del total cultivado a nivel mundial. La forma más rápida y certera de identificar este hongo es utilizando un microscopio, aunque también se puede identificar de forma visual si se observan los siguientes síntomas: marchitamiento rápido de la planta en general, muerte de partes jóvenes y hojas, tallos rojizos antes de necrosarse,  curvatura hacia abajo de las hojas, amarilleamiento de las hojas bajas y retrasos en el crecimiento. Uno de los patrones más comunes es la asimetría (se presenta en un lado de la planta) y también puede ser identificada porque produce un amarronamiento de los haces vasculares por donde la enfermedad transcurre a lo largo de la planta.

Su persistencia una vez establecido en el suelo y si no se realizan tratamientos efectivos podría llegar a ser muy larga (seis u ocho años) e incluso podría llegar a ser permanente.

Prevención:

Dependiendo del tipo de cultivo deberemos tomar unas u otras medidas. La fusariosis o fusarium resiste el invierno en restos de cultivos anteriores, por lo que deshacernos correctamente de los desechos podría ayudar a que no se propague. Un suelo bien drenado, no compactado y los riegos localizados también evitarán que se disemine por el arrastre que produce el agua. En cultivos a grandes escalas, lo mejor sería realizar rotaciones y utilizar especies resistentes al hongo.

Tratamiento:

Trichoderma harzianumLos tratamientos pueden ser de tipo biológico o químico. Por ejemplo, para combatir el Fusarium solani se puede utilizar Trichoderma harzianum (cepa 34) aunque los suelos biologicamente ricos también pueden ayudar. También existen tratamientos químicos muy efectivos como el oxicloruro de cobre (Cu2(OH)3Cl), triazol (Htrz) o preparados químicos comerciales como por ejemplo: Zineb, Maneb, Mancozeb e Iprodiona.

Normalmente, cuando se utilizan productos químicos para tratar esta enfermedad, se hacen varios ciclos. En ellos se intercalan las aplicaciones de los diferentes productos durante un determinado lapso de tiempo, éste va determinado directamente por los productos utilizados y las cantidades a razón del tipo de cultivo y la especie en concreto del hongo.

Jardinería fácil

¡Que no se te mueran las plantas!
Jardinería para todos