Enfermedad – Manchas foliares y manchas negras

Los causantes de las machas foliares y manchas negras pueden ser varios. A continuación pasamos a listarlos para posteriormente describirlos:

  • Tizón temprano (Alternaria solani): distribuido a nivel global afecta a un gran número de hospedantes.
  • Antracnosis (Colletotrichum spp. y Gloeosporium spp.): afecta a huéspedes en zonas calurosas y húmedas.
  • Marsonia (Diplocarpon rosae | Marssonina rosae): afecta principalmente a los rosales (Rosa spp.).
  • Roya (orden Pucciniales): afecta a una gran cantidad de huéspedes.

Tizón temprano – Descripción:

Alternaria solani Distribuida a nivel global tienen un amplio rango de hospedantes. Puede afectar a plántulas pero tiene mayor incidencia en terrenos definitivos. Normalmente se hace con el control de especímenes poco vigorosos.

Es fácilmente reconocible porque las manchas tienen anillos concéntricos de un color más oscuro. Estas manchas son circulares de color marrón café y a veces en el perímetro se puede observar un color más claro, tirando a amarillo/ámbar. Las hojas más antiguas, por lo general, son las primeras que muestran esta sintomatología para que posteriormente se extienda por todo el hospedante, atacando por igual a hojas, frutos y tallos.

En la parte interior de las manchas se producen esporas de un color oscuro y de textura parecida a la del polvo, que son las encargadas de continuar con la infección. Dicha infección es más pronunciada en ambientes húmedos y calurosos. El hongo puede sobrevivir en el suelo y ser arrastrado por las lluvias. También puede estar presente en restos de podas y malezas, así como en semillas.

En torno a un 18% de las pérdidas en agricultura están causadas por este hongo. Nótese que algunas especies son usadas como agentes biológicos para el control de plantas invasoras.

Tizón temprano – Prevención:

Los tratamientos preventivos, como en casi todos los casos, son nuestra arma más certera. Una vez que el hongo se establece en la planta, su eliminación es una ardua tarea, por ello recomendamos inspecciones visuales cada quince días. En caso de detectar algún espécimen infectado: lo mejor es su incineración para evitar que propague el hongo y pasar a un tratamiento sistémico.

Dado que la alternaria afecta en un gran porcentaje a plantas mal nutridas o estresadas debido a condiciones medioambientales adversas es vital tener un soporte rico en nutrientes o lo que es lo mismo: bien abonado.

Por último y como es habitual; la rotación de los cultivos, uso de especies resistentes y la incineración de restos de podas pueden ayudar en gran medida con este tipo de males.

Tizón temprano – Tratamiento:

Como comentamos más arriba su erradicación se torna algo muy complicado, pero si que podemos efectuar tratamientos para controlar la propagación con fungicidas sistémicos. Éstos se han de aplicar siempre según la recomendación del fabricante, normalmente semanalmente o quincenalmente a partir de la floración.


Antracnosis – Descripción:

Antracnosis

Al igual que con el tizón temprano este hongo suele aprovecharse de especímenes mal nutridos o estresados debido a condiciones ambientales adversas.

Ataca indistintamente a hojas, brotes y frutos. En las hojas afectadas se producen manchas necróticas marrones e irregulares que normalmente se sitúan en los extremos. Si nos referimos a los frutos, éstos pueden presentar zonas planas y es casi seguro que lleguen a secarse antes de su completa maduración.

Antracnosis

Dependiendo del hongo y del huésped los efectos pueden variar desde daños meramente estéticos a la muerte total como ocurre en el caso de Colletotrichum fragariae que afecta al fresón

Nótese que la sintomatología que produce este hongo y simple vista, podría llegar a ser muy parecida para ojos inexpertos a la que  produce la marsonia y se pueden confundir fácilmente. En el caso de la antracnosis, las machas, entre otras cosas, son más pequeñas y con el tiempo se van volviendo de un color más oscuro, llegando incluso a volverse negras.

En estaciones húmedas y calurosas, la aparición de este hongo, se puede ver favorecida por el agua estancada que puede quedar en las hojas.

Antracnosis – Prevención:

Regar al pie de las plantas para evitar mojar las hojas es lo primero que debemos hacer. Lo segundo es utilizar fungicidas no sistémicos cuando se acercan las épocas húmedas. También podemos utilizar un caldo bordelés (sulfato de cobre CuSO4 + hidróxido de calcio Ca(OH)2) haciendo pulverizaciones desde finales de marzo en el hemisferio norte y desde finales de septiembre en el hemisferio sur.

Las semillas pueden transmitir este hongo, por lo que evidentemente resulta necesario no hacer siembras con semillas de dudosa calidad. A su vez; resulta de vital importancia mantener los suelos bien nutridos para que los especímenes plantados crezcan sanos y fuertes. La competición por los nutrientes del suelo también puede resultar fatal, por lo que una limpia de malas hierbas tampoco viene nada mal.

El sulfato de cobre (CuSO4) es tóxico por ingestión directa e irritante en contacto prolongado con la piel. 

Antracnosis – Tratamiento:

El control pasa por la utilización de fungicidas sistémicos, pero normalmente no merece la pena hacer esto, ya que las plantas afectadas suelen ser débiles y es mejor descartarlas.


Marsonia – Descripción:

MarsoniaEsta enfermedad es muy común en los rosales, aunque también se da con relativa facilidad en otras especies como crisantemos y geranios. Normalmente es visible tanto en el envés como en el haz de las hojas, pero es en el haz donde se suele manifestar de primeras.

Las hojas infectadas se vuelve amarillas (a excepción de los puntos negros) y terminan por caerse, produciéndose en algunos casos una defoliación masiva. Los peciolos y los frutos pueden sufrir síntomas similares, en tanto en cuanto a los pétalos de las flores pueden desarrollar puntos rojos y ciertas deformaciones. Cabe destacar que las manchas en sus estadíos más tempranos pueden mostrarse de un color “morado” para luego volverse negros (más bien marrón muy oscuro).

Los especímenes infectados sufren grandes trastornos estéticos, un desarrollo anormal y adquieren predisposición a otros contagios así como otros desórdenes no infecciosos.

Marsonia – Prevención:

Si podemos elegir especies resistentes a esta enfermedad, debemos hacerlo. Si esto último no es posible, podemos intercalar especies resistentes y especies no resistentes para evitar su propagación a lo largo de toda la plantación. También es buena idea situar los especímenes propensos a sufrir de marsonia en lugares donde el flujo de aire sea constante, de esta forma las hojas transpirarán mejor y se mantendrán más secas.

Puesto que este hongo sobrevive en las hojas infectadas que han caído al suelo, es de vital importancia su recogida e incineración. Los restos de podas también deben ser recogidos e incinerados a la mayor brevedad posible.

Si sus plantas son infectadas por este hongo un año sí y otro año también, debería plantearse tratamientos preventivos con fungicidas no sistémicos antes de que comiencen las estaciones problemáticas y repetir los tratamientos tan pronto como broten hojas nuevas.

Marsonia – Tratamiento:

En este caso el mejor tratamiento es una buena prevención. Si ya es demasiado tarde, existen fungicidas sistémicos con actividad curativa específicos para este hongo. No obstante, antes de su aplicación siguiendo las instrucciones del fabricante, ha de realizar los pasos explicados en “Marsonia – Prevención“.

Jardinería fácil

¡Que no se te mueran las plantas!
Jardinería para todos