Leyenda

Necesidad lumínica: pleno sol

Necesidad lumínica alta. Un mínimo de 11000 lux son vitales para que se desarrollen correctamente y sin deformidades. No toleran interiores. En cualquier caso, de situarse en lugares con poca luz, hay que aportarles luz artificial para cumplir con sus exigencias lumínicas.

Necesidad lumínica: semisombra

Necesidad lumínica media. Un mínimo de entre 2800 y 11000 lux son vitales para que se desarrollen correctamente y sin deformidades. La falta de luz podría provocar deformidades tales como alargamientos y el exceso de la misma puede ocasionar quemaduras.

Necesidad lumínica: sombra total

Necesidad lumínica baja. Un mínimo de entre 550 y 2800 lux es lo que les hace falta. A diferencia de la mayoría, sus necesidades lumínicas son bajas y muchas veces la luz natural se puede suplir con muy poca luz artificial, siendo ideales para interiores.

Soporte: suelo seco

Necesidad hídrica baja. Normalmente con un riego al mes en invierno o un riego semanal en verano es suficiente. Los riegos, cuando se hacen, no deben ser abundantes y sí de moderados a muy moderados. Siempre hay que tener en cuenta que los riegos no se pueden programar matemáticamente, es necesario comprobar el estado del soporte (suelo) de forma manual o con un medidor.

Soporte: suelo seco y soporta sequía

Necesidad hídrica baja llegando a soportar periodos de sequía largos. Normalmente con un riego al mes en invierno o un riego semanal en verano es suficiente. Los riegos, cuando se hacen, no deben ser abundantes y sí de moderados a muy moderados. Siempre hay que tener en cuenta que los riegos no se pueden programar matemáticamente, es necesario comprobar el estado del soporte (suelo) de forma manual o con un medidor.

Soporte: suelo húmedo

Necesidad hídrica moderada. Normalmente con un riego cada semana y media en invierno o tres veces por semana en verano es suficiente. No necesitan de soportes que drenen bien, pero siempre hay que evitar el echarcamiento. Siempre hay que tener en cuenta que los riegos no se pueden programar matemáticamente, es necesario comprobar el estado del soporte (suelo) de forma manual o con un medidor.

Soporte: suelo húmedo pero necesita estar bien drenado

Necesidad hídrica moderada necesitando buen drenaje. Normalmente con un riego cada semana y media en invierno o tres veces por semana en verano es suficiente. Necesitan de soportes que drenen bien, pero que mantengan la humedad. Siempre hay que tener en cuenta que los riegos no se pueden programar matemáticamente, es necesario comprobar el estado del soporte (suelo) de forma manual o con un medidor.

Soporte: suelo empapado

Necesidad hídrica alta. Normalmente con un riego a la semana en invierno y de tres a seis veces por semana en verano podemos cubrir sus necesidades. El soporte ha de estar siempre bien húmedo, pudiendo a veces soportar encharcamientos continuos. Siempre hay que tener en cuenta que los riegos no se pueden programar matemáticamente, es necesario comprobar el estado del soporte (suelo) de forma manual o con un medidor.

Soporte: suelo empapado y un medio acuoso

Necesidad hídrica alta necesitando un soporte acuoso. Normalmente necesitan de un soporte saturado en agua, como por ejemplo: charcas, estanques y/o las orillas de los mismos.

Tipo de soporte: suelo muy ácido - pH 4,5 - 5,5

pH del suelo muy ácido. Normalmente suelos muy antiguos y fuertemente lixiviados o en los que durante periodos de tiempo muy largos se han aplicado acidificantes. Éstos tienen niveles muy altos de óxidos de hierro y aluminio.

Tipo de soporte: suelo ácido - pH 5,5 - 6,5

pH del suelo ácido. Normalmente suelos antiguos y lixiviados o en los que durante periodos de tiempo largos se han aplicado acidificantes. Éstos tienen niveles altos de óxidos de hierro y aluminio.

Tipo de soporte: suelo neutro - pH 6,5 - 7,5

pH neutro. Que un suelo tenga pH neutro no quiere decir que sea ideal para todo el Reino Plantae, de hecho no lo es. Estos tipos de suelos son los mejores en tanto en cuanto a que podemos cambiar su pH con fierta facilidad y a falta de otros más adecuados nos puedes servir siempre cuando suplamos con el riego las necesidades que el huesped necesita para su correcta formación.

Tipo de soporte: suelo alcalino - pH 7,5 - 8,5

pH alcalino. Normalmente suelos arcillosos de estructura pobre y densa además de baja capacidad de infiltración así como de lenta permeabilidad. Poseen a menudo una capa calcárea compacta a una profundidad de aproximadamente un metro. Todos los suelos alcalinos son básicos, pero no todos los básicos son alcalinos.

Tipo de soporte: suelo muy alcalino - pH 8,5 - 9,5

pH muy alcalino. Normalmente suelos muy arcillosos de estructura muy pobre y demasiado densa además de muy baja capacidad de infiltración así como de muy lenta permeabilidad. Poseen a menudo una capa calcárea compacta a una profundidad de aproximadamente un media metro. Todos los suelos alcalinos son básicos, pero no todos los básicos son alcalinos.

Tipo de soporte: suelo arenoso

Suelo arenoso. Está formado principalmente por arena. La arena es roca meteorizada (desintegrada, descompuesta y disgregada como consecuencia de su exposición a los agentes atmosféricos) y contiene un alto grado de sílice. El suelo arenoso no se compacta al contacto con el agua, ésta pasa a capas inferiores con rapidez, por lo que suelen ser soportes muy secos y con muy poca humedad.

Tipo de soporte: suelo franco

Suelo franco. Está formado por un 45% de arena, un 40% de limo y un 15% de arcilla. Estos porcentajes los hacen uno de los más aptos para el más variado rango del Reino Plantae. No presenta dificultades para ser trabajado y contiene un gran aporte de materia orgánica. Por definición hay varios tipos de suelos francos dependiendo de los porcentajes de materiales que lo formen, pero a efectos prácticos sólo vamos a tratar uno (el citado arriba).

Tipo de soporte: suelo arcilloso

Suelo arcilloso. Está formado en su mayoría por arcilla, aunque también contiene otros elementos que le dan una textura menos compacta. La arcilla está constituida en su mayoría por silicato de aluminio hidratado. Cuando está mojado resulta pegajoso, pero cuando está seco es muy fino y suave al tacto. Son permeables aunque una vez humedos se mantienen así por largo tiempo. Normalmente sus huespedes tienen raices potentes y largas para poder penetrarlos sin dificultad.

Tipo de soporte: suelo muy arcilloso

Suelo muy arcilloso. Está formado en su gran mayoría por arcilla. La arcilla está constituida por silicato de aluminio hidratado. Cuando está mojado resulta muy pegajoso, pero cuando está seco es muy fino y suave al tacto. Son permeables aunque una vez humedos se mantienen así por largo tiempo. Normalmente sus huespedes tienen raices muy potentes y largas para poder penetrarlos sin dificultad.

Tipo de soporte: suelo pobre

Suelo pobre. Está formado con materiales que contienen pocos nutrientes. Normalmente se dan en suelos con texturas arenosas. En ningún caso hay que confundir este tipo de soporte con otros que, por ejemplo, han sido empobrecidos por su sobreexplotación. En este caso la textura es muy importante para la identificación. Entiéndase que un suelo franco empobrecido no es la definición de suelo pobre que queremos dar.

Tipo de soporte: suelo salino

Suelo salino. A diferencia del suelo pobre, éste puede tener varias texturas. Normalmente se detectará por un grado alto de conductividad. Ejemplos de suelos salinos se encuentran en las costas marítimas donde los terrenos se inundan desde el mar, donde el viento sopla gotas de agua salina tierra adentro y/o por el flujo subterrano del mar que penetra en el acuifero interno.

Tolerancia al viento: soporta viento moderado

 

Viento moderado. Soporta desde calma (1km/h) hasta moderado (20 – 29 km/h). En el rango más alto podría sufrir daños leves, aunque siempre serían recuperables. Este tipo de viento se puede indentificar cuando las ramas pequeñas de los arboles se mueven, las banderas ondean o hay pequeñas olas creciendo en el mar.

Tolerancia al viento: soporta viento fuerte

 

Viento fuerte. Soporta desde moderado (20- 29 km/h) hasta fuerte temporal (62 – 74 km/h). En el rango más alto podría sufrir daños, aunque siempre serían recuperables. Este tipo de viento se puede indentificar cuando las ramas pequeñas de los árboles se parten, las olas del mar son de altura media y alargadas.

Tolerancia al viento: soporta brisa marina

 

Viento marino. Aquí nos referimos a brisas marinas, contenedoras de partículas de sal con velocidades máximas de 20 km/h y formadas en las costas debido al calentamiento de la superficie del mar producido por la radiación solar.

Tasa de crecimiento: baja

 

Tasa de crecimiento baja. Esto no es más que una media que puede verse afectada por diversos factores climatológicos, riegos, tipo de soporte, etc. Cuando nos referimos a tasa de crecimiento lo hacemos en condiciones óptimas y equivale a la velocidad de crecimiento por el tiempo.

Tasa de crecimiento: media

 

Tasa de crecimiento media. Esto no es más que una media que puede verse afectada por diversos factores climatológicos, riegos, tipo de soporte, etc. Cuando nos referimos a tasa de crecimiento lo hacemos en condiciones óptimas y equivale a la velocidad de crecimiento por el tiempo.

Tasa de crecimiento: alta

 

Tasa de crecimiento alta. Esto no es más que una media que puede verse afectada por diversos factores climatológicos, riegos, tipo de soporte, etc. Cuando nos referimos a tasa de crecimiento lo hacemos en condiciones óptimas y equivale a la velocidad de crecimiento por el tiempo.

Dureza: Zona 1 // < (-46) ºC

 

Zona 1. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas inferiores a -46ºC (-50 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 2 // desde (-46) a (-40) ºC

 

Zona 2. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -46ºC (-50 ºF) a -40ºC (-40 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 3 // desde (-40) a (-34) ºC

 

Zona 3. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -40ºC (-40 ºF) a -34ºC (-30 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 4 // desde (-34) a (-29) ºC

 

Zona 4. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -34ºC (-30 ºF) a -29ºC (-20 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 5 // desde (-29) a (-23) ºC

 

Zona 5. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -29ºC (-20 ºF) a -23ºC (-10 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 6 // desde (-23) a (-18) ºC

 

Zona 6. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -23ºC (-10 ºF) a -18ºC (-0 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 7 // desde (-18) a (-12) ºC

 

Zona 7. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -18ºC (0 ºF) a -12ºC (10 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 8 // desde (-12) a (-7) ºC

 

Zona 8. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -12ºC (10 ºF) a -7ºC (20 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 9 // desde (-7) a (-1) ºC

 

Zona 9. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -7ºC (20 ºF) a -1ºC (30 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Dureza: Zona 10 // desde (-1) a > (-4) ºC

 

Zona 10. Viene dada por la dureza del huesped. Llegando a soportar temeperaturas mínimas del orden de -1ºC (30 ºF) a superiores a 4ºC (-40 ºF). Como referencia se utilizan los inviernos en sus momentos más fríos.

Soporta heladas: sí

 

Soporta heladas. Esta característica es muy importante si el clima local es especialmente duro y las heladas son frecuentes o largas.

Soporta heladas: no

 

No soporta heladas. A la más mínima señal de helada la especie en cuestión perecerá o sufrirá daños del tejido de forma irreversible.

Fragancia: sí

 

Perfumada. Con fragancia. Normalmente esta leyenda es sinónima de buen olor aunque debido a gustos personales algunos olores podrían no gustarle a según que personas. Aquí incluiremos también a las aromáticas que normalmente tienen la fragancia en sus hojas y no tanto en las flores.

Etiquetas:, , , , , , , , ,

Jardinería fácil

¡Que no se te mueran las plantas!
Jardinería para todos