Nomenclatura botánica

Introducción

Puesto que me ha resultado sumamente complicado realizar una introducción inteligible para todos los públicos, lo que no pueda dejar claro ahora, quedará claro más adelante con ejemplos y otro datos de interés.

Lo primero y para comprender como funciona la nomenclatura botánica es necesario hacer ciertas aclaraciones a priori. Si partimos de la nada, o lo que es lo mismo, de un nuevo grupo vegetal (estirpe) tendremos la necesidad de clasificarlo usando algún sistema jerárquico. Al hacerlo, la estirpe pasaría a formar parte de una categoría taxonómica. Dicho eso, entenderemos que un taxón es el bloque que forma la estirpe dentro de su categoría. Por ejemplo:

Reino: Plantae

La nomenclatura botánica es independiente, por ejemplo, de la zoológica y bacteriológica, pudiéndose encontrar nombres iguales para una planta y un animal. Esto no es común ni aconsejable. El nombre de un taxón debe estar acompañado de un tipo y la especie en cuestión (el espécimen tipo nomenclatural) disecada en un lugar público (por ejemplo un herbario), aunque también se podría encontrar en forma de imagen en Internet.

Unos de los principios fundamentales de la nomenclatura botánica es la prioridad, siendo el nombre correcto para cada taxón el primero que se publicó oficialmente. En este caso el primer Código de Nomenclaturas que consta es “Species Plantarum” por Linnaeus del 1 de Mayo de 1753. No obstante existen excepciones para esta regla. La intención del Código es que cada grupo taxonómico de plantas tenga sólo un nombre aceptado mundialmente. Dichos nombres han de estar en latín (o latinizados ya que se trata de una lengua muerta).

Las reglas de nomenclatura botánica son retroactivas salvo que se haya especificado de forma fehaciente lo contrario.

Los nombres

Los nombres científicos, botánicos o técnicos, son universales y estarán escritos en latín o latinizados como se comenta más arriba. En algunos casos podrían estar localizados (por ejemplo en castellano) como sucede con los taxones. Dichas localizaciones deben estar siempre acompañadas del nombre original en latín y no tienen nada que ver con los nombres vernaculares o nombres comunes. Estos nombres científicos se utilizan como referencia mundial y no cambian en tanto en cuanto al lenguaje que se utilice para nombrarlos.

Los nombres vernaculares, comunes, o populares son la forma en la que la gente en general llama a una especie en concreto. Por lo general, son descriptivos y más fáciles de recordar. El problema es que según en qué sitio del mundo una especie puede llamarse de una forma u otra. Por ejemplo: Abelmoschus moschatus (L.) Medik. en España puede llamarse “algalia” pero en México “hierba de culebra“.

Taxones

Si tenemos en cuenta sus terminaciones podremos saber de forma rápida si nos encontramos, por ejemplo, ante una familia o un ordo. A continuación detallo un listado de las mismas:

  • División: -phyta.
  • Subdivisión: -phytina.
  • Clase: -atae -opsida.
  • Subclase: -idae.
  • Superordo: -anae.
  • Ordo: -ales.
  • Familia: -aceae.
  • Subfamilia: -oideae.
  • Tribu: -inae.
  • Subtribu: -eae.

Nombres científicos

En general nos encontraremos con binomios por ejemplo: Abies religiosa (Kunth) Schltdl. & Cham. Aunque también existe trinomios como: Allium geyeri var. tenerum M.E.Jones

Binomios

Los binomios, como su propio nombre indica, están formados por dos palabras. La primera corresponde al género y la segunda a la especie. Adicionalmente, al final, se escribe el nombre del autor.

Nótese que el género debe escribirse con mayuscula inicial y cursiva, la especie en minúsculas con cursiva y por último se escribe el autor sin ningún formato adicional. El formato de cursiva se puede sustituir por un subrayado.

 

Binomio - Explicación y reglas de escritura

Trinomios

Los trinomios están formados por tres palabras (cuatro si tenemos en cuenta el valor infraespecífico). Se utilizan al referirse a taxones que están por debajo de la especie principal. La primera palabra corresponde al género, la segunda a la especie y la tercera a la infraespecie. Adicionalmente, tal y como ocurre con los binomios, al final se escribe el nombre del autor.

Las reglas de escritura son las siguientes: el género debe escribirse con mayúscula inicial y cursiva, la especie en minúsculas con cursiva, el valor infraespecífico se escribe sin formato adicional, la infraespecie se escribe en minúsculas con cursiva y finalmente se anota el autor sin ningún formato adicional. El formato de cursiva se puede sustituir por un subrayado.

Trinomio - Explicación y reglas de escritura

Los valores infraespecíficos son los siguientes:

  • subsp. (spp. en algunos textos) – se utiliza para marcar una subespecie.
  • var. – se utiliza para marcar una variedad.
  • subvar. – se utiliza para marcar una subvariedad.
  • f. – se utiliza para marcar una forma.
  • subf. – se utiliza para marcar una subforma.

Jardinería fácil

¡Que no se te mueran las plantas!
Jardinería para todos