Vídeos – Cuidados Intensivos [Cap. 1]

Orquídea con cochinilla

Contenido del vídeo:

Material necesario:

Guantes de vinilo

Guantes de vinilo:

Vamos a utilizar dos pares para evitar transferencias de larvas o huevos. El primer par lo utilizaremos en la primera fase de limpieza y el segundo: una vez la planta ya esté saneada. Los guantes de vinilo también mantendrán nuestras manos a salvo de productos químicos y suciedad.

Alcohol etílico

Alcohol etílico:

Algunos profesionales utilizan alcohol para la recolección de cochinillas puesto que las “seca” y de esa forma es mucho más fácil su tratamiento. El proceso de secado con alcohol es bastante agresivo para la planta y nosotros sólo lo vamos a utilizar (el alcohol) como una especie de aislante para minimizar posibles transferencias. Por lo tanto, utilizando sólo la técnica de aplicación con un pincel que sale en el vídeo, no acabaremos con ellas. Únicamente evitaremos que se propaguen más aún.

Pincel plano

Pincel plano:

Cualquier tipo de pincel nos servirá, pero los planos nos resultarán especialmente útiles, dado que nos permitirán remover las cochinillas con más facilidad. Cuando terminéis de utilizarlo, limpiadlo completamente sumergiéndolo en agua con lejía durante unos minutos. 

Pulverizador

Pulverizador:

Cualquier pulverizador nos puede valer. Sólo un consejo: utilizad pulverizadores diferentes para aplicar agua, fitosanitarios o abonos y una vez hayáis acabado con ellos aseguraos de enjuagarlos con agua y dejarlos completamente secos para que los plásticos y gomas interiores no se degraden y os duren mucho tiempo más. 

Gasas

Gasas:

Utilizad varias si es necesario (una por superficie a limpiar). Usamos gasas porque debido a las características de su tejido arrastran mucho mejor los posibles cuerpos extraños que se estén adheridos a las superficies que vayamos a limpiar. Estos productos son de usar y tirar, no los reutilicéis nunca.

Papel de cocina

Papel de cocina:

Es la mejor opción. Se puede desechar, es barato y se consigue en cualquier parte. Tened cuidado con los papeles de cocina de mala calidad y que se deshacen con mucha facilidad, aunque no son un problema, sólo nos darán más trabajo. De forma alternativa también podemos utilizar un paño suave… pero tendremos que lavarlo al finalizar el proceso.

Bolsa de plástico

Bolsa de plástico:

La utilizaremos para tirar todos los residuos. Si podéis, usad bolsas biodegradables: son impermeables (vamos a depositar en ella contenido húmedo) y respetuosas con el medio ambiente. Si tenéis algún lugar en donde podáis quemar los restos, sería lo ideal… pero las bolsas tampoco son una mala idea… el tema central es evitar nuevas plagas.

Tijeras de corte fino

Tijeras de corte fino:

Debemos evitar el utilizar tijeras para podar, debido a que una de sus partes no corta y pueden producir aplastamientos. Esa parte no cortante se llama yunque y es muy útil para la poda, pero no así para este caso. Si no disponéis de tijeras para corte fino y no podéis comprar unas, tampoco pasa nada… pero debemos acostumbrarnos a usar las herramientas con propiedad.

Pinzas pequeñas

Pinzas pequeñas:

Las pinzas pequeñas nos serán de gran utilidad a la hora de eliminar restos de hojas secas y bajo las cuales pueden haber escondidas más cochinillas. Tened sumo cuidado al utilizarlas para no dañar tejido vivo. Cualquier pinza nos vale, pero si buscamos unas con un tamaño de pala medio nos resultará mucho más sencillo realizar el trabajo.

Anticochinillas listo diluir

Anticochinillas (listo diluir):

Con este efectivo anticochinillas, erradicaremos la plaga completamente. Flower ha creado un novedoso sistema de seguridad que ademas dosifica la cantidad exacta de producto aumentando su efectividad y quitándonos el problema de estar calculando la dosificación correcta.

Mascarilla protectora

Mascarilla protectora:

Siempre que vayamos a trabajar con productos químicos que puedan quedar en suspensión, lo recomendable es utilizar una mascarilla. Si esos productos se van a aplicar en interiores, la recomendación pasa a ser casi una obligación. ¡La seguridad es lo primero!

Recipiente transparente

Recipiente transparente:

Usado para trasplantar la orquídea. Ha de ser transparente porque es un requerimiento de este género (Phalaenopsis spp.). También ha de tener agujeros en la base para un correcto drenado del agua (si no los tiene o sólo están marcados deberemos hacerlos nosotros mismos).

Marmolina

Marmolina:

Facilita el drenaje y aunque en este caso no sea necesario por el tipo de sustrato que vamos a utilizar, aporta un peso extra a la maceta que le da estabilidad, evitando que cuando la planta crezca y pese más… se caiga.

Sustrato para orquídeas

Sustrato para orquídeas:

Flower proporciona sustratos de alta calidad y en este caso nos hemos decantado por un preparado para orquídeas. Compuesto a base de turba rubia, fibra de coco, corteza de pino y bolas de arcilla expandida, es la mezcla perfecta. Tened muy en cuenta, que las orquídeas necesitan un soporte específico, no utilicéis cualquier tipo de sustrato ¡las raíces tienen que estar bien aireadas y recibir luz!

Maceta para orquídeas

Maceta para orquídeas:

La maceta ha de ser transparente y al ser posible, en su base, debe tener un pequeño pedestal para evitar que el recipiente donde tenemos la orquídea entre en contacto directo con posibles depósitos de agua. Si no encontráis ninguna maceta con dicho pedestal, aseguraos de escurrir bien el recipiente de la orquídea después de cada riego.

Hidrogel

Hidrogel:

No es completamente necesario, pero sirve para decorar y a la vez darnos una idea de cuando es necesario regar (hay que observar el tamaño de las bolitas de hidrogel).

Instrucciones:

 Ha llegado a nuestro poder una orquídea en muy mal estado. El soporte está ya muy degradado, las raíces no están en buen estado y tenemos una plaga de cochinillas (más concretamente una plaga de Coccus hesperidum).

Coccus hesperidum

 

Los cuerpos ovalados y convexos de color castaño mostrados en la fotografía superior son las hembras y pueden poner hasta 250 huevos por lo que son un gran problema. ¡Pero tranquilos! Con los productos adecuados las vamos a controlar de forma eficiente. En este caso, vamos a utilizar un fitosanitario antichonillas de la marca Flower que da muy buenos resultados y además viene listo para usar.

Aprovecharemos también para renovar el soporte ya que está muy degradado y podría estar infestado. Adicionalmente y dado que esta orquídea nunca ha sido trasplantada realizaremos el cambio de su recipiente actual por uno mayor y por último haremos algunas tareas de mantenimiento general sobre la planta.

El primer paso que vamos a realizar es el de remover manualmente todas las cochinillas que veamos con un pincel y alcohol etílico. Esto lo hacemos dado que no queremos que al manipular la planta para cambiarla de recipiente: alguna se desprenda, vaya a parar al nuevo sustrato, se reproduzca y acabemos con una nueva plaga. Para llevar a cabo este procedimiento, vamos a utilizar unos guantes de vinilo (así minimizamos la transferencia de posibles larvas y huevos cuando la planta ya esté saneada). Veamos cómo se hace en dos pasos:

  1. Con el pincel empapado en alcohol etílico vamos humedeciendo las cochinillas por zonas asegurándonos de no dejar ninguna atrás.
  2. Cuando hayamos acabado el procedimiento anterior volvemos al principio y utilizando también el pincel empapado en alcohol desprendemos una a una las cochinillas depositándolas en una hoja de papel que luego quemaremos en un lugar adecuado.

Ahora es momento de limpiar las hojas. Lo primero es rociarlas sólo con agua ayudándonos de un pulverizador. Pasados unos minutos, procederemos a limpiarlas con gasas humedecidas en agua con jabón, luego volvemos a pulverizarlas sólo con agua y finalmente les pasamos un paño seco. Recordad que mientras estemos manipulando las hojas debemos ser muy delicados.

Es el momento de sanear, aplicar el fitosanitario y realizar el trasplante. Para empezar: vamos a retirar el viejo recipiente volcando su contenido en una bolsa de plástico y extrayendo la orquídea con sumo cuidado para no dañar las raíces que estén en buen estado. Una vez la orquídea está fuera, nos aseguraremos de quitar cualquier resto del soporte anterior y con unas tijeras de corte fino o precisión para jardinería (las que tienen dos hojas cortantes) vamos a eliminar todas las raíces que estén en mal estado. Éstas son, básicamente, las que presentan un color parduzco, están secas o podridas.

Raíces en mal estado

A continuación y ayudándonos de una pinzas, de haberlos, podemos quitar restos de hojas secas y en cuyo interior se podrían encontrar más cochinillas. Recuerda que si tienes alguna hoja completamente amarilla, también es buen momento para removerla, eso sí con mucho cuidado.

Orquídea saneada

A estas alturas, nuestra planta ya está saneada y es momento de aplicar el fitosanitario anticochinillas de Flower. Lo primero es hacer un cambio de guantes desechando los anteriores y como la seguridad es lo primero también vamos a utilizar una mascarilla. Antes de aplicar el fitosanitario, aseguraos de estar en una habitación bien ventilada o al aire libre y ajustar el difusor en modo spray. Luego pulverizad toda la planta; empezando por el haz de las hojas, siguiendo por el envés y finalizando por el nacimiento de las mismas.

Cuando acabéis, cubrid el fondo del nuevo recipiente con marmolina, esto dará un peso extra a la maceta y además ayudará a que siempre esté bien drenada. Luego colocad una capa de sustrato específico para orquídeas e introducid las raíces con mucho cuidado dentro de nuevo recipiente. Cuando hayáis encontrado la posición correcta terminad de rellenar todos los huecos muy poco a poco para no dejar espacios vacíos. Nosotros hemos utilizado un sustrato diseñado por Flower y compuesto a base de turba rubia, fibra de coco, corteza de pino y bolas de arcilla expandida. Esta mezcla con un pH balanceado entre 5 y 7 es perfecta para que las raíces se mantengan aireadas y nos dará un margen entre riegos de ocho a quince días.

Sustratos para orquídeas

Si comparamos el sustrato de Flower con sustratos de otras marcas conocidas, tenemos el añadido de las cortezas de pino más trituradas que dan una excelente textura al conjunto de los materiales. Además… tenemos la arcilla expandida que absorbe mucha agua y la mantiene durante más tiempo en su interior aportando de esta forma una humedad duradera y constante para las raíces.

Bueno, ya casi hemos terminado. Ahora sólo falta sumergir nuestra “nueva” orquídea en un recipiente con agua durante diez o quince minutos a modo de riego y luego estar muy al tanto de ella por si aparecen nuevas plagas. ¡Hasta la próxima!

Jardinería fácil

¡Que no se te mueran las plantas!
Jardinería para todos